FROM SCRATCH NEWSWIRE

SCAVENGING THE INTERNET

Archive for November 28th, 2008

RUSSIAN ANALYST PREDICTS DECLINE AND BREAKUP OF U.S.

Posted by Gilmour Poincaree on November 28, 2008

19:31 – 24/ 11/ 2008

PUBLISHED BY ‘RIA NOVOSTI’ (Russia)

MOSCOW, November 24 (RIA Novosti) – A leading Russian political analyst has said the economic turmoil in the United States has confirmed his long-held view that the country is heading for collapse, and will divide into separate parts.

Professor Igor Panarin said in an interview with the respected daily Izvestia published on Monday: “The dollar is not secured by anything. The country’s foreign debt has grown like an avalanche, even though in the early 1980s there was no debt. By 1998, when I first made my prediction, it had exceeded $2 trillion. Now it is more than 11 trillion. This is a pyramid that can only collapse.”

The paper said Panarin’s dire predictions for the U.S. economy, initially made at an international conference in Australia 10 years ago at a time when the economy appeared strong, have been given more credence by this year’s events.

When asked when the U.S. economy would collapse, Panarin said: “It is already collapsing. Due to the financial crisis, three of the largest and oldest five banks on Wall Street have already ceased to exist, and two are barely surviving. Their losses are the biggest in history. Now what we will see is a change in the regulatory system on a global financial scale: America will no longer be the world’s financial regulator.”

When asked who would replace the U.S. in regulating world markets, he said: “Two countries could assume this role: China, with its vast reserves, and Russia, which could play the role of a regulator in Eurasia.”

Asked why he expected the U.S. to break up into separate parts, he said: “A whole range of reasons. Firstly, the financial problems in the U.S. will get worse. Millions of citizens there have lost their savings. Prices and unemployment are on the rise. General Motors and Ford are on the verge of collapse, and this means that whole cities will be left without work. Governors are already insistently demanding money from the federal center. Dissatisfaction is growing, and at the moment it is only being held back by the elections and the hope that Obama can work miracles. But by spring, it will be clear that there are no miracles.”

He also cited the “vulnerable political setup”, “lack of unified national laws”, and “divisions among the elite, which have become clear in these crisis conditions.”

He predicted that the U.S. will break up into six parts – the Pacific coast, with its growing Chinese population; the South, with its Hispanics; Texas, where independence movements are on the rise; the Atlantic coast, with its distinct and separate mentality; five of the poorer central states with their large Native American populations; and the northern states, where the influence from Canada is strong.

He even suggested that “we could claim Alaska – it was only granted on lease, after all.”

On the fate of the U.S. dollar, he said: “In 2006 a secret agreement was reached between Canada, Mexico and the U.S. on a common Amero currency as a new monetary unit. This could signal preparations to replace the dollar. The one-hundred dollar bills that have flooded the world could be simply frozen. Under the pretext, let’s say, that terrorists are forging them and they need to be checked.”

When asked how Russia should react to his vision of the future, Panarin said: “Develop the ruble as a regional currency. Create a fully functioning oil exchange, trading in rubles… We must break HA HA HA HA HA HA HA HA HA HA HA HA .... I GUESS THIS FELLA HAS BEEN WATCHING TOO MANY HOLLYWOOD PRODUCTIONSthe strings tying us to the financial Titanic, which in my view will soon sink.”

(*) – Panarin, 60, is a professor at the Diplomatic Academy of the Russian Ministry of Foreign Affairs, and has authored several books on information warfare.

CLICK HERE FOR THE ORIGINAL ARTICLE

PUBLISHED BY ‘RIA NOVOSTI’ (Russia)

Advertisements

Posted in BANKING SYSTEM - USA, BANKRUPTCIES - USA, ECONOMIC CONJUNCTURE, ECONOMY, ECONOMY - USA, ELECTIONS 2008 - USA, FINANCIAL CRISIS - USA - 2008/2009, FINANCIAL MARKETS, HOUSING CRISIS - USA, INDUSTRIAL PRODUCTION - USA, INDUSTRIES - USA, MACROECONOMY, NATIONAL DEBT - USA, NATIONAL WORK FORCES, RECESSION, STOCK MARKETS, THE FLOW OF INVESTMENTS, THE LAST DAYS OF GEORGE WALKER BUSH - 2008/Jan. 2009, THE PRESIDENCY - USA, THE WORK MARKET, THE WORKERS, TRADE DEFICIT - USA, USA | Leave a Comment »

ECONOMY GROWS BY 7.6% IN Q2 (India)

Posted by Gilmour Poincaree on November 28, 2008

Saturday, 29 November 2008

PUBLISHED BY ‘THE STATESMAN’ (India)

SNS & PTI

NEW DELHI, Nov. 28: Powered by construction and services, the Indian economy notched a reasonable growth rate of 7.6 per cent in the second quarter of the current fiscal.

However, experts said the latest numbers do not mean that the global financial crisis would not impact India in a big way. “We would see moderation in the second half (October-March 2009) as momentum in services sector will peter out especially in transport and hotels,” said Mr DK Joshi, economist with Crisil, a ratings and advisory firm. He now expects the Indian economy to post a growth rate of 6- 6.5 per cent in the second half of current fiscal.

Though quarterly GDP growth was the lowest since the last quarter of 2004, it was better than expected by many analysts, despite poor growth in manufacturing, agriculture and mining.

The Prime Minister’s economic panel member M Govinda Rao said: “It is better than expected, but in the second half there will be definitely a slowdown in manufacturing and services. I expect overall GDP figure to be at seven per cent this fiscal.”
Compared with the year-ago period, the Indian economy seemed to be slowing as the growth was 9.3 per cent in the second quarter of the previous fiscal, but it was expected to moderate as a consequence of the global financial crisis and other domestic factors.

For the first half of this fiscal, the economy expanded at 7.8 per cent, compared with the 9.3 per cent last fiscal. This is much in line with official expectations of 7-8 per cent growth for this fiscal, but quite higher than projected by many others.
Construction grew at 9.7 per cent, which is fairly good, even though it is slower than the 11.8 per cent in the corresponding period of the previous year.

All major segments in the services sector recorded high growth, though slower than in the second quarter of the fiscal 2007-08.

CLICK HERE FOR THE ORIGINAL ARTICLE

PUBLISHED BY ‘THE STATESMAN’ (India)

Posted in AGRICULTURE, COMMODITIES MARKET, CONSTRUCTION INDUSTRIES, ECONOMIC CONJUNCTURE, ECONOMY, FINANCIAL CRISIS 2008/2009, FINANCIAL MARKETS, FINANCIAL SERVICES INDUSTRIES, INDIA, INDUSTRIAL PRODUCTION, INDUSTRIES, INTERNATIONAL, MINING INDUSTRIES, NATIONAL WORK FORCES, RECESSION, THE WORK MARKET, TRANSPORT INDUSTRIES | Leave a Comment »

ROMANIAN VOTERS MAY TURN TO EX-COMMUNISTS ON ECONOMIC CONCERNS

Posted by Gilmour Poincaree on November 28, 2008

November 28, 2008

PUBLISHED BY ‘BLOOMBERG’

by Adam Brown and Irina Savu

Nov. 28 (Bloomberg) – The Romanian Social Democrats, led by former communists, may win the most votes in Nov. 30 parliamentary elections by promising increased social benefits as the global financial crisis threatens job losses and economic stagnation.

Support for the Social Democrats rose to 35 percent in the last opinion poll before the vote from 25 percent in September, overtaking the Liberal Democrats, who had 32 percent. In third place was the governing Liberal Party, with 21 percent.

After years of economic boom, Romanians are seeking to prolong the good times and shelter from the worst of the global crisis as emerging markets are buffeted by tumbling stock prices and falling currencies. The Social Democrats, aspiring to power after four years in opposition, risk exacerbating financial instability by increasing social spending in the second-poorest country in the European Union, economists warn.

“The Social Democrats are benefiting from the instability of the global crisis but that’s what we don’t need right now,” Nicolaie Alexandru-Chidesciuc, a senior economist for ING Bank Romania in Bucharest. “We really need a government that can say ‘we need to cut back spending’ and promote fiscal responsibility. The Social Democrats are the very last party that would do it.”

The INSOMAR poll of 12,494 people between Nov. 21 and Nov. 23 showed voter support for the Liberal Democrats, who back President Traian Basescu, has fallen from 39.4 percent in September while support for the governing Liberals has risen from 19.9 percent. The poll has a margin of error of 1.5 percent.

Hungarian Minority

It also showed the Democratic Union of Hungarians in Romania, favored by the 1.4 million-member ethnic minority in the nation of 22 million, had 5 percent support. The nationalist New Generation Party, led by soccer financier Gigi Becali, scored 3 percent.

Though all parties promise to boost spending and shield the country from the global crisis, none is likely to gain a majority, meaning they must seek alliances to form a government. In 2004 elections, that process lasted until Dec. 28 and ended with the appointment of the Liberal Calin Tariceanu as prime minister, excluding the Social Democrats from government.

Alliances forged in Parliament are likely to shape the policy of the future government more than party platforms, said Alina Mungiu-Pippidi at the Romanian Academic Society in Bucharest.

“Controversy is likely to start on Dec. 1, after the elections,” she said. “They have to start talks to form a coalition government and they will have trouble finding any prime minister that they can agree on.”

Coalition Talks

Social Democrat leader Mircea Geoana, 50, a former foreign minister and ambassador to Washington, told foreign reporters on Nov. 14 that he will negotiate with any party to form a majority coalition and return to power.

“Everything is on the table,” he said. “If we get 40 percent of the vote, though, we will be in a much better position to form an alliance than if we get 25 percent.”

Mihaela Lazar, a 34-year-old clerk in a cable and wire shop that earns her $335 a month, has yet to decide if Geoana should lead the nation. Still, her town of Targoviste, where declining demand forced steelmaker Mechel Targoviste SA to lower production this month, may support the return of the Social Democrats, especially among pensioners.

“The older people trust them because they governed the country for a long time and they think they helped raise pensions,” said Lazar, pacing the unheated shop to stay warm.

Economic Focus

Elections in 2004 were focused on graft in the nation rated by Transparency International as the most corrupt in the EU. In the only televised debate between the three main candidates for prime minister, held on Nov. 26, none mentioned corruption, focusing instead on growth, multiannual budgets and potential finance ministers.

Increased wealth associated with EU membership is tangible as cranes bristle on the skylines of Romania’s major cities. Foreign trips, including many who had never been on an airplane, jumped an annual 21 percent in the first nine months of the year. New cars clog streets and imports more than doubled since the last ballot.

Soaring foreign investment, annual net wage increases of as much as 30 percent and a lending boom have spurred shop openings by retailers such as Carrefour SA, Ikea and Starbucks Corp. and driven real estate prices up as much as 10-fold.

Economists say Romanians may have to give up some of those gains as the international financial crisis translates into higher unemployment, factory closures, a weaker local currency, credit rating downgrades and a sharp slowdown in lending.

Spreading Layoffs

Companies including carmaker Dacia SA, food processor Kraft Romania SA and steel manufacturer Arcelor Mittal Romania have announced cutbacks or layoffs totaling 4,000 in October alone and many of their suppliers have said they will fire workers as well.

Gabriel Pana, a 50-year-old technician who earns $410 a month at the Russian-owned Targoviste steel plant, said he is bucking the trend to the Social Democrats and will cast his vote for the Liberal Democrats because the local politicians are younger and Romanian politics “need fresh views.”

“Geoana’s popularity has improved, but nothing else has changed,” Pana said as he closed the plant’s rusty gate behind him and started his walk home. “The promises are too many and too big, you have to be blind not to notice there’s nothing much they can do.”

To contact the reporter on this story: Adam Brown in Bucharest at abrown23@bloomberg.net;

Last Updated: November 27, 2008 17:00 EST

CLICK HERE FOR THE ORIGINAL ARTICLE

PUBLISHED BY ‘BLOOMBERG’

Posted in ECONOMIC CONJUNCTURE, ECONOMY, FINANCIAL CRISIS 2008/2009, FINANCIAL MARKETS, INTERNATIONAL, NATIONAL WORK FORCES, RECESSION, ROMANIA, THE WORK MARKET | Leave a Comment »

SPENDING ON AGRICULTURE UP 80 PERCENT: GOVERNMENT (India)

Posted by Gilmour Poincaree on November 28, 2008

28 Nov 2008, 1650 hrs IST, IANS

PUBLISHED BY ‘THE ECONOMIC TIMES’ (India)

CHANDIGARH: The government has invested around Rs.250 billion this year in agriculture sector, 80 INDIAN LABOURER - Getty Imagespercent higher than the total agricultural spending last year, and is also encouraging enhanced private participation in the sector, a senior official said Friday.

“This year the government’s investment in agriculture is 80 percent higher if we compare it with last year. It’s over Rs.25,000 crore (Rs.250 billion),” Agriculture Secretary T. Nanda Kumar, who is here to attend the Agro Tech-2008 fair, told reporters.

“Various food park schemes have been announced all over the country and we are targeting an overall growth of four percent in each segment related to agriculture here,” Nanda said.

The biennial four-day agro technology and business fair, ‘Agro Tech-2008’, opened here Friday with INDIAN BOY WORKING ON MUSTARD CROP - Getty Imagesthe theme ‘Enhancing Technology and Business in Agriculture’.

“Green revolution was a revolutionary development. Now we need to bring second green revolution, but that is not possible with traditional farming. Here private companies have to play a big role, and our farmers have to adopt new technologies and know-how,” Nanda said.

Nanda admitted that cotton and rice production per hectare in India is almost half of that in China.

“Over the last few years, gradually our yield has decreased due to our failure to adopt the changing trends. Nonetheless, with the present scenario and pace of development, I am sure that we will have INDIA - Mature wheat-headsrecord production,” he added.

The Agro Tech-2008 is spread over an area of 5,960 square metres with 204 stalls, and the authorities here are expecting over 15,000 farmers from states like Punjab, Haryana, Himachal Pradesh, Uttarakhand, Bihar, Tamil Nadu and Karnataka to visit the event.

CLICK HERE FOR THE ORIGINAL ARTICLE

PUBLISHED BY ‘THE ECONOMIC TIMES’ (India)

Posted in AGRICULTURE, BANKING SYSTEMS, COMMERCE, COMMODITIES MARKET, ECONOMIC CONJUNCTURE, ECONOMY, FARMING SUBSIDIES, FINANCIAL CRISIS 2008/2009, FINANCIAL MARKETS, INDIA, INTERNATIONAL, THE FLOW OF INVESTMENTS | Leave a Comment »

FULL EMPLOYMENT AND INFLATION (USA)

Posted by Gilmour Poincaree on November 28, 2008

4:00 p11…4:00 p11

PUBLISHED BY ‘SHAMCHER BEORSE.WordPress’

From the Appendix to Every Willing Hand’, Shamcher’s book advocating full employment for all which is particularly JOBSrelevant today.

A concluding word about inflation. If full employment were, as so often alleged, bound to generate inflation, amending the Employment Act to give it real teeth might have little point. But two recent developments have brought that gloomy thesis into the most serious question — first, the ample demonstration that inflation now tends to occur even without full employment, and second, the not unrelated shift of informed public opinion into favoring an incomes policy of some kind to help maintain price stability. Thus full employment need no longer carry such burdens as do not, properly speaking, belong to it.

More than that, however, it is here submitted that a program of guaranteed full employment along the lines suggested would not only not feed inflation but actually be the best cure for inflation. This is asserted for two reasons in combination. First, the ceilings on employment and on consumer spending that would be imposed under this approach would choke off upward demand spirals almost entirely. That is the built-in “mechanical” aspect. It would limit “demand pull” directly, as already emphasized, and indirectly it would also moderate the wage-demand side of the “cost push” by holding down the prices that make up the worker’s cost of living. Second, there is the psychological point that cannot BUILDERSbe proved but that should appeal to common sense-a point that would arise from the very fact of the government’s readiness to commit itself in this unprecedented way. An agreement on the part of the government to assure a total market adequate for business prosperity, and to assure continuous full employment for labor, should be enough to persuade business and labor leaders to agree to abide by some reasonable set of price and wage guidelines.

Those who blame inflation on the incurable wickedness of Big Business or Big Labor or both often seem unaware of how far the behavior of both has been caused by the malfunctioning of our economy — its cyclical instability combined with secular weakness — the inevitability of which is precisely what needs to be denied. Once the government stood ready to assure continuously adequate total demand for products and for workers, (1) all businesses would have more chance to spread their overhead costs and hold prices down; (2) management in areas of administered pricing could logically give up planning for extra profits in boom times to cushion losses in future slumps; and (3) union leaders would feel less NO JOBSpressure to demand extreme hourly wage rates on the one hand, or annual pay guarantees on the other, to fortify their members against the return of unemployment.

To put this in context — as these words are being written, the country is deep in President Nixon’s economic Phase II. Whether this experiment with a Wage Board and a Price Commission will, be followed soon by selective permanent legal controls or by some other incomes policy is impossible to say. But what the government commitments proposed in this article would in any case contribute, when it comes to resolving the ultimate hard-core part of the “cost push” phenomenon, is to open the door as wide as possible to achieving essential results by voluntary cooperation.

CLICK HERE FOR THE ORIGINAL ARTICLE

PUBLISHED BY ‘SHAMCHER BEORSE.WordPress’

Posted in BANKING SYSTEM - USA, ECONOMIC CONJUNCTURE, ECONOMY, ECONOMY - USA, FINANCIAL CRISIS - USA - 2008/2009, FINANCIAL MARKETS, HOUSING CRISIS - USA, INDUSTRIAL PRODUCTION - USA, INDUSTRIES - USA, MACROECONOMY, NATIONAL DEBT - USA, NATIONAL WORK FORCES, RECESSION, REGULATIONS AND BUSINESS TRANSPARENCY, THE FLOW OF INVESTMENTS, THE LAST DAYS OF GEORGE WALKER BUSH - 2008/Jan. 2009, THE PRESIDENCY - USA, THE WORK MARKET, THE WORKERS, TRADE DEFICIT - USA, USA | Leave a Comment »

LA CRISIS MONETARIA ESPAÑOLA DE 1937

Posted by Gilmour Poincaree on November 28, 2008

Capítulo II

por José Miguel Santacreu Soler

PLANTEAMIENTO GENERAL DE LA CRISIS MONETARIA REPUBLICANA

I. FACTORES DE LA CRISIS

Los problemas en los que desembocó la crisis monetaria (1) padecida por la España republicana durante la guerra civil no fueron fruto exclusivo de la coyuntura bélica, sino de ciertos factores cuya incidencia fue simultánea y ampliamente extendida. Cabe reconocer que el conflicto bélico quitó la tapadera a algunos de estos factores que ya palpitaban desde hacía algún tiempo; pero de ahí a privilegiar sólo el factor guerra en la crisis va mucho, como demostraremos a continuación.

El sistema monetario español

Las pesetas y sus múltiplos y divisores impresos o acuñados que circulaban presentaban, en 1936 y antes, deficiencias tales como un exacerbado dualismo y una incoherente variedad ideológica que exigía un cambio.

Eran fruto de un sistema monetario que nació allá por el año 1868 (2). Desde el 19 de octubre de ese año —fecha del decreto en que se adoptó definitivamente el sistema decimal para las monedas españolas según las normas de la Unión Monetaria Latina, fijando la PESETA dividida en cien céntimos como unidad monetaria (3) y aceptando el bimetalismo que se frustró con el súbito encarecimiento del oro (4)— se desarrollaron una serie de acuñaciones de piezas en oro con valores de 100, 25, 20 y 10 pesetas respectivamente; en plata de 5, 2, 1, 0,50 y 0,20 pesetas, y en cobre de 10, 5, 2 y 1 céntimos, a las que se añadieron los 25 céntimos de cupro-níquel tras el decreto del 9 de enero de 1925 (5). Su curso legal se mantuvo hasta la guerra civil, 193611939, con pequeñas alteraciones en las monedas de oro y 0,20 pesetas (6). Junto a estas piezas metálicas circulaban los billetes emitidos por el Banco de España, desde que éste lograra el privilegio de único emisor en 1874, con valores de 1.000, 500, 100, 50 y 25 pesetas. Los citados billetes sólo eran una promesa de pago y debían de estar respaldados por una cobertura metálica extraída, en parte, de las acuñaciones mencionadas. A partir de 1898 las cifras de los billetes en circulación se independizaron de la cuantía del capital del Banco de España, aunque siguió conservándose la existencia de una cobertura metálica, si bien con menores exigencias y cantidades proporcionales (7).

Entre 1873 y 1883 se abandonó el patrón oro, al que no se volvió jamás, y se consagró el patrón fiduciario, predominando las monedas de plata y los billetes. No fue esta medida fruto de una política monetaria deliberada sino que más bien no había otro remedio; prueba de ello son los continuos esfuerzos por retornar al patrón oro. El gobierno se preocupaba más de mantener el prestigio de su moneda que de utilizarla, devaluándola, para fomentar las exportaciones (8).

El hecho es que, pese a abandonar el patrón oro, éste siguió acuñándose y circulando entre los españoles (9) hasta su definitiva desaparición de hecho hacia 1914 (10). Desaparición que no causó graves problemas a nivel cotidiano ya que venían realizándose emisiones de billetes con valores de 100, 50 y 25 pesetas que paliaron la carencia de las piezas de oro.

No obstante, en 1917 el oro dejó de fluir a los Estados Unidos y se inició una pequeña corriente hacia España (11), pero no se pudo regresar a él como patrón y moneda corriente, lo que soñara Primo de Rivera (12).

En el plano internacional, la cuestión del oro parece ser que pasó a un segundo término ante las nuevas concepciones monetarias (13). En los EE.UU. de los años 1930 unos cuantos economistas defendían un dólar utilitario, una moneda cuyo valor se fundase en un poder adquisitivo constante y no en su contenido en oro (14).

De otro lado, los gobiernos de los países desarrollados habían abandonado o estaban abandonando la moneda-mercancía en favor de una moneda-signo que se ajustase mejor alas nuevas circunstancias y exigencias económicas. En concreto, Estados Unidos entre 1921 y 1935 (15) y Francia entre 1921 y 1939 (16), por ejemplo, eliminaron o minimizaron la plata en circulación sustituyéndola por otros metales o reduciendo su ley.

A la contra, aunque no sea del todo correcto establecer comparaciones entre países de distintos niveles de desarrollo, resulta significativo matizar que la República Española del siglo XX no sólo continuaba usando la plata como moneda corriente sino que uno de sus gobiernos emitía pesetas con ese metal fechadas en 1933-34 (17).

Así, la oferta de moneda impresa y acuñada para la circulación en julio de 1936 estaba compuesta por los billetes del Banco de España, que en teoría seguían siendo una promesa de pago difícil de cobrar. Su cuantía era como sigue:

VALOR N.i DE PIEZAS
1.000 pesetas …….. 3.646.000
500 pesetas …….. 1.602.000
100 pesetas …….. 32.000.000
50 pesetas …….. 18.640.000
25 pesetas …….. 17.780.000 (18)
   

Y por las monedas metálicas del Ministerio de Hacienda, que teóricamente eran los puntales del sistema. Su cuantía disponible era:

VALOR METAL N.° DE PIEZAS
5 pesetas Plata 210.437.486
2 pesetas Plata 78.159.769
1 peseta Plata 111.544.106
50 céntimos Plata 33.600.196
25 céntimos Cupro-níquel 32.000.099
10 céntimos Cobre 324.708.553
5 céntimos Cobre 444.701.481
2 céntimos Cobre 138.368.865
1 céntimo Cobre 1.090.169.399(19)

Naturalmente, toda esta moneda metálica no estaba en constante circulación. De la cuantía disponible citada hay que descontar la reserva en plata que poseía el Banco de España, las piezas atesoradas por los particulares que no confiaban en los bancos de depósito y, al estallar la guerra, el reparto de dichas piezas entre las dos zonas del conflicto, las fugas al extranjero, las destrucciones, etcétera.

Lo que sí que queda claro es que al empezar la guerra el curso de moneda legal estaba compuesto por una serie de piezas que manifestaban una incoherente variedad ideológica. En el bolsillo de los ciudadanos —julio de 1936— coincidían tanto las acuñaciones de la I República como las de los reyes Amadeo de Saboya, Alfonso XII y Alfonso XIII, junto a las escasas tiradas de la II República (20). La coexistencia de estas acuñaciones chocaba con las líneas ideológicas en el poder y mermaba, tal vez, psicológicamente, parte de la soberanía del Estado republicano, concediendo mayor importancia a la plata de los duros y demás que a sus representaciones figurativas y leyendas.

De otro lado, dicho curso legal denotaba un exacertado dualismo. La moneda en circulación era de dos tipos, los cuales se complementaban y suplían. Por una parte estaba la larga serie de billetes del Banco de España, cuyo valor no bajaba de las 25 pesetas, respaldados por una cobertura metálica en la que basaban su fiabilidad. Jurídicamente sólo eran simples cheques al portador con funciones similares a la moneda metálica del Ministerio de Hacienda. Junto a estos billetes circulaban las piezas metálicas del citado Ministerio; es decir, la moneda real por excelencia. El valor superior que alcanzaban éstas no sobrepasaba las 5 pesetas y basaban su fiabilidad en el peso y ley del metal que contenían, además del carácter legal que les confería el Estado. En ocasiones, ellas desempeñaban una parte del papel de cobertura metálica que precisaban los billetes del Banco de España (21).

Gente anterior a julio de 1936 que criticase el sistema, la labor del Banco de España, el centralismo monopolista de las emisiones, la política monetaria, etcétera y propusiese alternativas, viables o no, la hubo. Son de destacar J. Sarda, J. Tallada o J. A. Vandellós y sus múltiples publicaciones en el Boletín del Instituto de Investigaciones Económicas de Barcelona, la Veu de Cataluña, el Sol, España Sanearía… (22).

Con todo, el gobierno no dejó, según le concedía la Constitución vigente, de tener el privilegio de dominar el sistema monetario y emitir la moneda fiduciaria (23). Además de poseer desde 1931, sirviéndose del Centro Oficial de Contratación de Moneda creado en agosto de 1930, el control absoluto de las operaciones con moneda extranjera —decreto del 29 de mayo— (24). El Estado era prácticamente dueño y señor de la moneda para usarla como quisiese.

En conclusión, quiero recalcar que en julio de 1936 circulaban conjuntamente dentro del territorio español una moneda-signo, los billetes del Banco de España que no podía emitir valores fraccionarios, y una moneda-mercancía, las piezas metálicas del Ministerio de Hacienda que monopolizaban los valores fraccionarios. Ello sería uno de los factores determinantes de la crisis de moneda divisionaria que padeció la España republicana a lo largo de 1937, como veremos más adelante.

La plata de las monedas divisionarias

La plata no era lo suficientemente estable como para servir de moneda fraccionaria en unos tiempos inflacionistas de papel y de anormalidades económicas, políticas y humanas. Por momentos, el metal de la moneda superaba su valor nominal y un duro valía más de cinco pesetas. Estas piezas acuñadas con valores de 5, 2, 1 y 0,50 pesetas, respectivamente, eran un campo abandonado para la especulación y el agiotismo. Ya lo habían demostrado con anterioridad.

En 1898 el atesoramiento de moneda de plata de 5 pesetas, inducido por el pánico ante la pérdida de las colonias y la desafortunada guerra con los EE.UU., junto a las operaciones especulativas aprovechando la caída de los cambios, hizo que dicha moneda escasease en la calle. Por ello, el Consejo del Banco de España —con carácter reservado— tuvo que preparar una emisión de billetes de cinco pesetas para sustituir a esta moneda de plata.

En cierto modo era un antecedente de los certificados de plata republicanos de 5 y 10 pesetas que luego estudiaremos.

Pero como en 1899 cambió la situación, se emitieron monedas de plata y la política restrictiva de Villaverde tuvo sus frutos; no sólo no se pusieron en circulación los billetes sino que en octubre de 1903 se quemaron (25).

En 1914 la elevación del precio de la plata y la necesidad de aumentar la cobertura de este metal inmovilizado en las cajas del Banco de España, movieron a su Consejo a preparar —con carácter reservado— de nuevo una emisión de billetes de cinco pesetas, en previsión de que dejara de circular la plata. Pero como la situación quedó conjurada y el Banco aumentó sus existencias de plata, los temores se desvanecieron a la par que estos billetes (26).

En 1935 la pérdida del poder adquisitivo de la peseta, unido al aumento de precio de la plata, hizo renacer el temor de que las monedas de 5 pesetas desapareciesen de la circulación al ser desmonetizadas buscando beneficiarse con el metal.

Ello volvió a suscitar el tema de los billetes de cinco pesetas. Hubo en esta ocasión unas negociaciones entre el Banco de España y el Ministerio de Hacienda que convinieron que no se trataría de billetes emitidos por el Banco de España sino de «certificados» que suplirían circunstancialmente las monedas acuñadas del Estado. Los gastos de impresión los sufragaría el gobierno y el Banco se encargaría de tramitarla. Los certificados estarían respaldados por un depósito de plata en la Caja del Banco. Sus valores serían de 5 y 10 pesetas respectivamente. En breve se imprimieron 120.000.000 de ejemplares de 5 pesetas y 70.000.000 de 10 pesetas No obstante dichos certificados aún tardarían en ponerse en circulación ya que no lo hicieron hasta octubre de 1936, iniciada la guerra civil (27).

Era evidente que la plata llevaba el mismo camino que el oro. Este desapareció de la circulación hacia 1914 y había dejado de ser patrón monetario en 1883. Diversos países desarrollados, tales como EE.UU. o Francia, entre los años veinte y treinta del siglo XX estaban abandonando o minimizando la plata para acuñar sus monedas y buscaban buenos sustitutos fiduciarios. A la contra, el gobierno republicano no quería o no podía hacerlo, tal vez porque aún confiaba en otros remedios.

El proyecto de emisión de los certificados de plata era un provisional —o solapado— intento: ¡certificados de plata, no sustitutos de ella! Fue a mitad de marzo de 1937, ya tarde y con una incipiente crisis monetaria, cuando el gobierno de aquel momento reconoció las nuevas necesidades:

«… el Gobierno… ha resuelto que las mayores necesidades de moneda divisionaria que el mercado acusa sean atendidas, como han hecho otros países para piezas de semejante valor, por medio de la acuñación de una moneda que, poseyendo para el público todas las garantías y prerrogativas de cualquier otra moneda de curso legal, cumpla las condiciones técnicas requeridas. El metal que, según informe competente, sirve mejor para el caso es un bronce de aluminio de las características que se establecen… y que son análogas a las del metal empleado en Francia con el mismo fin.» (28)

Lógicamente esto que acabo de plantear es adelantar acontecimientos posteriores. Nosotros estamos analizando en estos momentos la situación concreta de julio de 1936, nada más. En esa fecha las monedas metálicas del sistema monetario español presentaban importantes deficiencias que denotaban una situación absurda en una etapa de inflación. La plata no podía mantenerse como moneda.

Antoni Turró, cuando habla de la guerra civil, dice que era una temeridad y un lujo impropio de un país en guerra mantener el patrón de plata en su moneda, máximo si se tiene en cuenta la necesidad que tenía el gobierno republicano de unas buenas reservas a fin de mantener su crédito siempre dudoso en un conflicto bélico (29).

«La inflación hace que las personas previsoras o temerosas se pregunten si conviene guardar el dinero o los signos que lo representan, o es mejor cambiarlos por artículos o bienes tangibles antes de que los precios sigan subiendo.» (30)

Durante la guerra civil la elección era sencilla para los españoles. Las monedas de plata convenía guardarlas como reserva de valor. Se trataba de unas monedas-objeto-mercancía que por su materia y peso podían sobrevivir al proceso inflacionista de papel y mantener un poder adquisitivo real. Los billetes convenía emplearlos como medio de pago para adquirir con ellos mercancías o monedas de plata. Se trataba de unas monedas-signo altamente fiduciarias que habían perdido su convertibilidad en plata y su estabilidad como poder de compra, a la par que era muy difícil que sobreviviesen al proceso inflacionista.

Si la gente se inclinaba por la elección que acabo de describir —de hecho lo hizo— se produciría un fenómeno lógico: La plata desaparecería de la circulación, y con ella los valores fraccionarios de las monedas. El papel se intensificaría como medio de pago y circulación, pero como su valor más bajo no descendería de las 25 pesetas se interrumpirían o dificultarían las compras y ventas de productos cuyo valor no se ajustase al nominal que representaba el juego de los diversos billetes. El sistema monetario tropezaría con una grave crisis.

Junto a esto, y en circunstancias en las que la moneda legal estaba perdiendo su fiabilidad, la plata se convertiría —de hecho lo hizo— en una excelente divisa, por lo que aún eran más los motivos que la impulsaban a abandonar su ejercicio como moneda corriente.

En junio de 1937, unos consejeros denunciaban ante el Consejo Municipal de Alicante que se realizaban compras de artículos en el extranjero pagados con monedas de plata (31). Mas aún, el gobierno recurrió a ella para financiar parte de sus compras de armamentos, etcétera. En 1938 vendió a los EE.UU. 1.225.000 kilos de plata equivalentes a 245 millones de pesetas —16.000 dólares—, además de otras ventas a Francia (32).

Todavía hay más. Si el lector ha recapacitado un poco se habrá percatado de que cuando las autoridades pertinentes o el Banco de España se preparaban para enfrentarse a la posible desaparición de la plata amonedada, más adelante reincidiremos en ello, sólo pensaron en las monedas de duro, las cinco pesetas. ¿Qué sucede?, ¿las piezas de 2, 1 y 0,50 pesetas no eran también de plata? Ahí está otra de las claves de la crisis de moneda fraccionaria durante el año 1937 en la España republicana.

Al iniciarse la guerra uno de los primeros síntomas de la misma, de la especulación y el agiotismo fue la progresiva desaparición de las monedas de plata. Primero los duros, después las 2, 1 y 0,50 pesetas nos dice R. Abellá (33).

El oro y los billetes del Banco de España

El oro y los billetes del Banco de España fueron un excelente medio de financiación de guerra, tanto a nivel interno —los billetes— como externo —el oro.

Tuñón y García-Nieto (34) opinan que la financiación interna de los gastos de guerra republicanos está expresada en los avances hechos al Tesoro por el Banco de España desde el comienzo de las hostilidades. Si hasta abril de 1938 aparece una suma de nuevos billetes, expresión de ese avance, de 3.812,76 millones de pesetas; la liquidación posterior final dio un saldo, según Sarda, de 12.754 millones de pesetas.

La financiación exterior, atendiendo a los mismos autores, estuvo determinada fundamentalmente por la utilización de las reservas de oro en aleación depositado cu la URSS —510 toneladas, unos 500 millones de dólares de la época—. Este oro sirvió para pagar los suministros soviéticos y para, transformado en divisas, colocarlo cu el Banco de París, desde donde el gobierno de la República hizo compras de armamentos en diversos países.

Estos autores siguen diciendo además que entre julio de 1936 y enero de 1937 fueron enviados a Francia 510 millones de pesetas oro, el 26,5% del oro amonedado y en barras existente en reserva en el Banco de España (35).

Si el oro y los billetes fueron en la práctica un excelente medio de financiación, supusieron un duro golpe para la moneda acuñada e impresa del sistema monetario español.

El decreto del Ministerio de Hacienda del 3 de octubre de 1936 (36) regulaba y exigía a los españoles que entregasen todo el oro amonedado o en pasta que poseyesen. Otro decreto del 10 de octubre amplió el plazo concedido para la entrega (37). A partir de estos momentos las Gacetas están llenas de decretos y órdenes que encauzan la recogida de dicho metal (38).

La recogida de oro era una manera de sugerir a los ciudadanos que, comparado con el papel o los depósitos bancarios, tenía una significación mucho mayor. A partir de entonces el oro parecería siempre mejor, algo que convenía guardar prudentemente (39). Y junto a él, por mimetismo, la plata.

“El 25 de octubre de 1936 se embarcó en Cartagena, con rumbo a Odesa, siete mil ochocientas cajas llenas de oro, amonedado o en barras, oro que constituía parte de las reservas del Banco de España”.

La financiación exterior, atendiendo a los mismos autores, estuvo determinada fundamentalmente por la utilización de las reservas de oro en aleación depositado en la URSS —510 toneladas, unos 500 millones de dólares de la época—. Este oro sirvió para pagar los suministros soviéticos y para, transformado en divisas, colocarlo en el Banco de París, desde donde el gobierno de la República hizo compras de armamentos en diversos países.

Estos autores siguen diciendo además que entre julio de 1936 y enero de 1937 fueron enviados a Francia 510 millones de pesetas oro, el 26,5% del oro amonedado y en barras existente en reserva en el Banco de España (35).

Si el oro y los billetes fueron en la práctica un excelente medio de financiación, supusieron un duro golpe para la moneda acuñada e impresa del sistema monetario español.

El decreto del Ministerio de Hacienda del 3 de octubre de 1936 (36) regulaba y exigía a los españoles que entregasen todo el oro amonedado o en pasta que poseyesen. Otro decreto del 10 de octubre amplió el plazo concedido para la entrega (37). A partir de estos momentos las Gacetas están llenas de decretos y órdenes que encauzan la recogida de dicho metal (38).

La recogida de oro era una manera de sugerir a los ciudadanos que, comparado con el papel o los depósitos bancarios, tenía una significación mucho mayor. A partir de entonces el oro parecería siempre mejor, algo que convenía guardar prudentemente (39). Y junto a él, por mimetismo, la plata.

“El 25 de octubre de 1936 se embarcó en Cartagena, con rumbo a Odesa, siete mil ochocientas cajas llenas de oro, amonedado o en barras, oro que constituía parte de las reservas del Banco de España”.

“La consecuencia económica más grave de la entrega a la U.R.S.S. —opina Ricardo de la Cierva— del oro español es que la República hipotecó por adelantado sus posibilidades de dependencia exterior.” (40)

Pero lo peor del hecho es que la credibilidad financiera del gobierno quedaba en entredicho y el público en general podía desconfiar, pese a que en enero de 1937 el gobierno desmintiese que se había depositado dicho oro en el extranjero, aunque tuvo que reconocer que efectuó pagos con él (41).

Sea como fuere, la salida del oro influyó, y mucho, en la crisis monetaria; pero no tanto como lo haría la excesiva inflación de billetes —ello no va en contra de que algunos políticos opinen que el billete sin valor respaldado es un excelente medio para financiar revoluciones, como decía B. Franklin.

Para Tuñón y García-Nieto (42) el Banco de España, sin modificar su estatuto legal, en la práctica, se convirtió en un organismo dirigido y controlado por el Ministerio de Hacienda. Esto fue lo que permitió al gobierno movilizar los depósitos de oro como instrumento principal de financiación de la guerra y hacer frente a la inflación, en la que uno de los factores que influyó fue la depreciación de la peseta, provocada también por la bolsa extranjera.

¿Hacer frente a la inflación? No debió de ser un buen medio. De una parte se gastaban el oro que ya no podría avalar a unos billetes en constante devaluación, de otra entregaban a los españoles cantidades crecientes de billetes sin ninguna cobertura metálica, que incrementaban el papel circulante, para financiar la guerra en el interior. Todo ello creaba inflación de papel.

Para comprobarlo basta ver los cuadros que reproduce Ángel Viñas en la obra de urbión sobre la guerra civil. En el cuadro 23 sobre la oferta monetaria y la población (43) se puede seguir el incremento, ininterrumpido y de fuerte ritmo, de la cantidad de billetes en circulación, junto al descenso de la población sobre la que podían ejercer como medios de pago legales. Y el cuadro 26 que se ocupa de los precios medios mensuales de las dos pesetas españolas en el mercado de París (44) permite comparar la depreciación constante de la peseta republicana con el paralelo aumento de la inflación del papel —visto en el cuadro 23 citado.

Llegó a tal punto dicha inflación que en la zona republicana no era dinero contante y sonante lo que faltaba, aunque lo de sonante se utiliza en sentido figurado, pues las monedas metálicas desaparecieron y fueron sustituidas por redondeles de cartulina o papeles. Lo que escaseaba era qué comprar con las pesetas. En la mayoría de las ciudades, a medida que avanzaba la guerra, los escaparates quedaban vacíos. Casi nadie deseaba vender a cambio de unos billetes depreciados, con los cuales poco podía comprarse —la serpiente se mordía la cola—, y más cuando se sabía que, de ganar Franco, aquellos billetes perderían su valor. Todos eran de series nuevas puestos en circulación después de julio de 1936 (45).

Y si nadie quería esos billetes, fruto de la política financiera del gobierno, los tenedores de plata no iban a dar sus monedas a cambio.

La política financiero-monetaria del gobierno aún intensificó más la crisis del sistema monetario. No sólo perdía credibilidad y buena parte de la cobertura de los billetes con la fuga del oro, también supermultiplicaba la innación de un papel nada fiable. Papel —los billetes— que no podía ser utilizado para pequeñas transacciones porque su fracción menor, antes de 1938 y después de que se pusiesen en circulación los certificados de plata proyectados en 1935, no descendía de las 5 pesetas. De forma que dichos billetes no sólo eran una moneda devaluada sino que daban la razón a los acaparadores de plata acuñada fraccionaria y contribuirían a que éstos incrementasen las tesorizaciones. Y para colmo de colmos, repito, aquellos papeles no servían como moneda fraccionaria. La crisis de medios de pago divisionarios en 1937 era inevitable.

El Ministerio de Hacienda

Excusándose en la intención de eliminar del mercado la moneda de la monarquía, sustituyéndola por otra de nuevo cuño fiel al ideal republicano y con una estructura que se adaptase mejor a las nuevas necesidades del intercambio económico, y alegando que técnicamente la Casa de la Moneda no estaba preparada para acuñar con rapidez la cantidad requerida para la vida cotidiana, el Ministerio de Hacienda, el 13 de octubre de 1936, decretó lo siguiente:

«Artículo 1°. A partir del día 17 de Octubre, el Banco de España entregará provisionalmente certificados plata de cinco y diez pesetas en sustitución de la actual moneda de plata, teniendo tales certificados el mismo poder liberatorio de la actual moneda de cinco pesetas.

Artículo 2°. El Banco guardará en sus Cajas la cantidad de plata amonedada equivalente a los certificados que ponga en circulación, sin perjuicio de conservar también la plata amonedada equivalente a los certificados que ponga en circulación, sin perjuicio de conservar también la plata necesaria para el cumplimiento de lo preceptuado por la base segunda del artículo 1° de la vigente ley de Ordenación bancaria.

Artículo 3°. El Ministerio de Hacienda procederá con la mayor rapidez al estudio y ejecución de la nueva ley monetaria para acuñar la nueva moneda republicana de plata de cinco y diez pesetas que ha de sustituir en su día a los certificados plata puestos ahora provisionalmente en circulación. Oportunamente se publicará la fecha a partir de la cual la actual moneda de plata dejará de ser moneda legal.» (46)

De otro lado, en el territorio rebelde se procedió al estampillado de los billetes del Banco de España que habían quedado en su zona al estallar el conflicto armado con el fin de darles un curso legal dentro de su jurisdicción. Ello fue buena excusa para que el Ministerio de Hacienda republicano los anulase rápidamente. El 29 de noviembre de 1936 decretaba:

«Artículo primero. Queda prohibida la tenencia y circulación de los billetes del Banco de España alterados por estampillas facciosas y no estarán, por lo tanto, garantizados por las reservas oro del Banco de España…

Artículo Tercero. El Banco de España no admitirá en sus cajas los billetes estampillados.» (47)

En el ecuador de 1936-1937 se daba el hecho de que en determinadas sucursales del Banco de España se disponía de los saldos de las cuentas de crédito por medio de vales o pagarés, que se libraban por cantidad fija en papel impreso estampado con el reconocimiento de la sucursal de la existencia de saldo, con lo que se creaba una circulación semejante a los billetes del Banco de España. Como ello iba en contra de las normas de la ley de Ordenación Bancada, el Ministerio dispuso la siguiente orden:

«Que el Banco de España, en sus distintas Sucursales o Agencias, se abstenga en absoluto de autorizar con su firma vales, pagarés o talones de esta especie, destinados a circular como billetes; limitándose a abonar directamente o por compensación los cheques que se le presenten contra cuentas de créditos abiertas y siempre que lo hubieran sido de conformidad con las prescripciones de los Estatutos y Reglamentos de ese Banco de España. Valencia, 14 de Enero de 1937.» (48)

sirviéndose del Comisario general de Banca y del Gobernador del Banco de España que firmaron dicha orden.

El 16 de enero de 1937, a fin de lograr cumplida ejecución del decreto del 13 de octubre de 1936 que dispuso la circulación de los certificados plata, el Ministerio de Hacienda ordenó que los bancos, cajas de ahorro y toda clase de centros y establecimientos públicos, cumplieran con la máxima diligencia lo prevenido en la regla tercera de la orden ministerial del 15 de octubre de 1936 relativa al cambio de las existencias de plata en monedas de cinco pesetas por certificados plata y que, periódicamente, a cada quincena entregasen en el Banco de España, para su canje, las existencias de plata gruesa que pudieran haber recogido. Se exigía además que todos los centros oficiales y entidades bancarias efectuasen preferentemente sus pagos con certificados de plata (49).

El 22 de febrero del mismo año el Ministerio aún amplió más el campo de acción de los susodichos certificados decretando:

«El Banco de España queda autorizado para entregar certificados de plata a cambio o en lugar de la moneda divisionaria de plata. Cuando así se haga una cantidad de plata divisionaria de igual valor nominal que los certificados será retirada de la circulación.» (50)

Está suficientemente claro como para excedernos en comentarios. El Ministerio utilizaba la moneda. De un lado eliminaba los billetes llamados facciosos y se apuntaba una excusa para poner en circulación nuevos billetes, algunos de los que ayudaron a financiar la guerra en el interior (51) creando, a su vez, una galopante inflación de papel. De otro luchaba por impedir que los particulares sustituyesen la moneda estatal con vales o pagarés; pero lo único que logró fue perder el control de esos vales y pagarés que se buscaron otros bancos, que no fuesen el de España o sus sucursales, o constituyeron depósitos propios para avalarse. Así se vieron favorecidas las emisiones de bonos de entidades de naturaleza no crediticia y dificultadas las de esa naturaleza (52).

Sin embargo, lo más significativo con relación a la crisis de moneda divisionaria durante 1937 fueron los certificados de plata —unos insignificante papeles—. Con ellos el Ministerio compró plata gruesa para tenerla dispuesta en sus arcas, recuérdese que también se sirvió de dicho metal para financiar la guerra en el exterior. Así empezó a cambiarse tímidamente la moneda de un sistema basado en la plata y las coberturas metálicas por otra eminentemente fiduciaria, aunque en un principio se pensase en volver a hacer las emisiones con el referido metal, proyecto que las circunstancias o una política consciente —no lo sabemos— impidieron.

Dichos certificados difícilmente podían sustituir a las piezas de plata de la monarquía anterior puesto que sus valores eran sólo de 10 y 5 pesetas respectivamente. Para lograrlo hubieran tenido que reconocer que el sistema databa de 1868, que el sistema también contenía pequeñas monedas de plata y no sólo las de plata gruesa y que la plata pequeña republicana acuñada en circulación poseía una materialidad idéntica a la de los duros que también requería el cambio; cambio que no fue previsto por el decreto del 13 de octubre de 1936 o que, si lo fue, no lo explicitaron en el texto que publicó la Gaceta correspondiente.

¿Acaso las monedas de plata de dos, una y media pesetas de la monarquía no merecían la atención del Ministerio de Hacienda por su reducido peso? ¿O es que la emisión de certificados de plata sólo pretendía ser un mínimo intento de arrebatar a la moneda metálica parte de sus atribuciones en favor del papel?

Lo único que se puede afirmar con alguna certeza —porque lo he visto en mis abuelos y la gente coetánea— es que el duro de plata tenía más valor e importancia que cinco monedas de peseta o diez de cincueta céntimos del mismo metal. Es evidente que los hombres del gobierno cayeron en esta concepción. A los mismos sólo les preocupaba la plata gruesa —el duro— (53), las demás piezas del sistema carecían de importancia. ¿Quién tenía en la mente la idea de que a alguien le pudiese interesar la escasa plata que llevaban las piezas de 2, 1 y 0,50 pesetas?; ¿qué son los 10, 5 ó 2,5 gramos de plata de 835 milésimas comparados con los 25 gramos de plata de 900 milésimas del duro? (54). No hay duda de que si estas monedas de baja ley y reducido peso están junto a un duro, cualquiera lo prefiere a ellas. Esto es lo que hizo el Ministerio. ¿Pero qué sucede si el duro no está? Que la plata de las otras monedas de poco peso y baja ley se vuelve apetecible y más valiosa que un certificado de dudosa estabilidad (55). «¿Cómo voy a darle monedas de plata a este señor/a que me trae un papel que no puedo canjear por un duro?», se preguntarían los tenedores de monedas de plata. En breve llegaría la especulación y el agiotismo. A consecuencia de este fenómeno, que los economistas describen como ley de Gresham, la moneda mala expulsó a la buena.

Lo que en un principio, tal vez, fue un medio para paliar la posible ocultación de la plata, recoger plata gruesa y sustituir las monedas de cinco pesetas monárquicas —hablo de los certificados de plata—, a la postre se convirtió en una causa de ocultación de dicho metal que cada vez se vería menos y, a partir de febrero de 1937, en un importante elemento inflacionista. Lo peor es que no ofrecieron una alternativa viable y completa, aunque cabe reconocer que en las circunstancias bélicas que se vivían los impedimentos eran abundantes. Por otra parte los certificados de plata de 5 y 10 pesetas procedían de un proyecto anterior a la guerra, por lo que sus deficiencias se permitían un amplio margen de justificación heredada; el Ministerio de Hacienda de octubre de 1936 sólo culminó el viejo proyecto. Lo cierto es que en 1938 se pusieron en circulación certificados de 2, 1 y 0,50 pesetas, fruto ya de las necesidades impuestas por los acontecimientos (56). Pero entre 1936 y 1938 media un año, un año de problemas monetarios.

Ahora me pregunto: ¿Aciertan aquellos que echan toda la culpa de la ocultación de la moneda divisionaria y su consiguiente desaparición del circuito monetario a los particulares y elementos fascistas? (57). No niego que éstos tuvieran su papel, pero quiero resaltar que las enormes fauces del Ministerio de Hacienda también tragaron lo suyo, con unos medios mucho más poderosos que los particulares, el ciudadano corriente, y que no ofreció, dicho Ministerio, una alternativa válida hasta 1938.

II. CRISIS Y SOLUCIONES DURANTE 1937

La crisis llegó. Para los autores que han estudiado zonas desconectadas del poder central desde el principio ésta se manifestó ya en 1936 (58). Para nosotros, que estudiamos el caso concreto de la provincia de Alicante, los problemas monetarios no se detectan hasta 1937.

J. M. Bricall (59) dice que la inflación y el deterioro de los mecanismos monetarios no fue más que una faceta de la «sotragada» —sacudida— general de la sociedad que se produjo —guerra y revolución—. La circulación monetaria normal se vio perturbada por un proceso de tesorización de ciertos medios de pago y por el encarecimiento natural de la circulación a través del sistema bancario, causado especialmente por la retirada inicial de depósitos y por las limitaciones que el poder público impuso a esta circulación. Como consecuencia de estos dos fenómenos la moneda fraccionaria desapareció y la aceptación del sistema monetario presentó unas connotaciones específicas: tesorización de ciertos activos líquidos, circulación elevada de otros y ausencia de moneda fraccionaria, etcétera. Todo ello hablando, naturalmente, de Cataluña.

Estudiando también Cataluña, A. Turró (60) afirma que la alteración de las circunstancias económicas como consecuencia inmediata de la guerra afectó en proporciones extraordinarias el ritmo normal de la actividad financiera, derivándose, entre otras cosas, una gran escasez de moneda fraccionaria puesto que ya desde los primeros meses del conflicto se observó un intenso atesoramiento de las monedas de plata por parte de particulares que, influenciados por el incierto resultado de una guerra que preveían larga y el posible naufragio de muchos valores materiales, creían que la plata podría convertirse en la seguridad de su porvenir, hecho que motivó la regular desaparición de estas monedas; atesoramiento que fueron incapaces de evitar e impedir los numerosos decretos que prohibían y castigaban el mencionado acaparamiento. Que cabe señalar que el mismo gobierno contribuyó a esta total desaparición del numerario de plata retirando de la circulación todas las monedas que ingresaban en sus arcas, plata que necesitaba para sus compras de material en el extranjero. Y de otro lado, el Ministerio de Hacienda, por los motivos que sean, no pudo o no supo cumplir con lo que tenía que ser su obligación: dotar al territorio republicano de moneda legal divisonaria del Banco de España. Ello provocó una grave perturbación en la vida económica de cada día ya que se hizo imposible poder devolver cambio o ajustar ningún pago debido a la falta de moneda pequeña.

Rafael Abellá (61), al ocuparse del desconcierto económico de la España republicana, dice que la desaparición de la plata se manifestó muy temprano. En el transcurso del mismo verano de 1936, apenas pasado un mes del alzamiento de julio, la moneda de curso legal al estallar la guerra empezó a ocultarse. Aquello fue el principio de unas dificultades provocadas por la carencia de moneda fraccionaria, de peseta y de calderilla con que efectuar las devoluciones de los cambios. Las medidas conminatorias, las más graves amenazas proferidas contra el atesoramiento, no surtieron efecto apreciable. La plata, el cupro-níquel y el cobre se convirtieron en metales preciosos que aseguraban a sus poseedores contra cualquier contingencia. Y la contingencia que vivía la zona republicana en aquellos momentos era la de las incautaciones, requisas, emisiones de vales, una conmoción económica cuyo resultado no podía ser más que la alarma. El papel podía verse privado de valor, pero el metal sería siempre reconocido. De otro lado, el gobierno tuvo que enfrentarse a muchos pagos, circunstancia que inició la espiral del proceso inflacionista. La posesión de la plata tuvo que restringirse. La emisión de papel se hizo necesaria.

Abellá se sirve de un romance, «Traiga usted dinero suelto», de Antonio Agraz, poeta libertario, para manifestar los problemas del vivir cotidiano ante esa situación. Dicho poema narra las peripecias de una vieja, madre de un combatiente que le manda su soldada, la cual sale a la calle con el billete que le ha enviado su hijo. No puede subir al metro o al tranvía porque no hay cambio. Andando llega a la tienda y se pone en la cola. Cuando le llega su turno el vendedor le dice que no puede comprar nada si no lleva monedas de plata o cobre. La vieja vuelve a casa llorando y le escribe a su hijo pidiéndole que mande perras gordas o plata, no billetes.

Lo que sí que queda claro con el testimonio de estos tres autores es que la crisis existió.

En mi opinión, ésta no fue fruto exclusivo de la guerra que, no sólo dejó al descubierto viejas realidades monetarias, sino que protagonizó numerosas destrucciones, escasez de productos de primera necesidad —ello aumentaba los precios y limitaba el poder adquisitivo del dinero legal—, inseguridad económica —la gente buscaba su futuro atesorando plata, oro…—, saqueos, robos, nuevas responsabilidades y sistemas organizativos casi revolucionarios, etcétera (62); o de la tan citada acaparación, la cual no fue más que un indicador de la crisis que, no contento con revelar la crisis, también la provocó y agravó: fue una especie de desencadenante, culminación del proceso y advertencia de que se requerían cambios para enfrentarse a los problemas; o de la crisis económica que arrastraba el país (63), la cual intensificó las dificultades y mermó algunas de las posibles salidas del caos en que cayeron las cuestiones monetarias durante la guerra civil en la zona republicana. Creo que la crisis llegó como resultado de a interacción de estos tres factores citados junto a los que hemos estado viendo en el apartado I del presente capítulo: Un sistema monetario con deficiencias, la inestabilidad de la plata de las monedas y lo que ello supuso, la fuga del oro y la inflación de papel moneda, la actuación del Ministerio de Hacienda y, como más adelante comprobaremos, la insuficiencia técnica de la Casa de la Moneda que retrasó la solución estatal de un aspecto concreto de la crisis: la carencia de moneda fraccionaria.

Todas estas circunstancias mencionadas se tradujeron en inflación del dinero y carencia de moneda fraccionaria. Nació el problema de los intercambios cotidianos, de la compra, del transporte… y, el pez que se muerde la cola —para nosotros la crisis monetaria—, el círculo vicioso de los problemas dinerarios desembocó en la interrupción del comercio al por menor.

Era preciso encontrar soluciones. Los mecanismos naturales de la economía y del intercambio asomaban la cabeza. El agiotismo se imponía. Y el espíritu del reducido poder local asoló los municipios y gobiernos regionales que, ante la pasividad estatal, para enfrentarse a la crisis crearon su propia moneda con una circulación limitada a sus respectivas jurisdicciones.

Los primeros en notar la crisis fueron los comerciantes, los cuales se veían imposibilitados para devolver cambios, de forma que en lugar de moneda divisionaria entregaban vales o abonos. El sistema era fácil y productivo porque mucha gente no se presentaba al reembolso y los vales se convertían en beneficios (64).

Al poco tiempo, y favorecidos por la fragmentación del poder republicano y la dispersión de los poderes públicos, los organismos regionales, Ayuntamientos, Consejos Municipales, sindicatos, comités políticos, colectividades obreras, unidades militares, cooperativas, economatos y empresas industriales lanzaron sus propios bonos. Más de 2.000 entidades con cerca de 7.000 billetes diferentes, sin contar a los comerciantes individuales (65).

A lo largo de 1937 la zona republicana se convirtió en un muestrario de piezas convencionales que «tuvieron la virtualidad de solventar las más imperiosas necesidades del subsistir en una sociedad que seguía ajustada a las transacciones dinerarias como patrón y vehículo adquisitivo». Pero la pérdida del sentido reverencial del dinero fue espeluznante. La puesta en circulación de esta serie de vales locales tuvo enorme transcendencia sobre las ideas y la vida de los españoles a quienes tqfcó comprar, vender y traficar con dichos bonos. «La desacralización del dinero hizo perder todo aprecio hacia él» (66).

Hablando de las monedas municipales catalanas, Tarradellas, en el prólogo de la obra de Turró (67), dice que las emisiones municipales, reclamadas sobre todo por la necesidad de hacer frente a la desaparición de la moneda fraccionaria, también tuvieron posibles incidencias sobre los ingresos municipales (68).

De otra parte, también se solucionó la crisis —cabe pensar si fue una solución o un resultado de ella— regresando a los niveles ancestrales del intercambio:

«El trueque sustituyó en todas partes a una moneda en la que nadie creía». (69)

¿Hasta qué punto el trueque sustituyó a la moneda fraccionaria que faltaba? ¿En realidad, el trueque no tiende a eliminar la moneda? Aquí sólo podemos hablar de la provincia de Alicante, puesto que se ha estudiado científicamente. En ésta hubo dos tipos de trueque. Uno puro, que elimina la moneda, y otro que no es trueque propiamente sino el uso de una moneda-mercancía representada por el tabaco, los cigarrillos o las cerillas. Se trató de una mercancía que actuó como equivalente general y tendió a sustituir a la moneda fraccionaria.

Soluciones estatales

Junto a la persecución de los acaparadores de monedas de plata y oro (70) el gobierno intentó emitir moneda fraccionaria con precarios resultados. El 19 de marzo de 1937 (71) el Ministerio de Hacienda decretó que:

«Las nuevas necesidades monetarias que han sido consecuencia de la guerra y de la distribución más igualitaria de la riqueza nacional obligan constantemente al Gobierno a adoptar medidas que atiendan a esas necesidades. Entre ellas descuella en primer término la mayor demanda de monedas divisionarias de una y dos pesetas, por efecto de una circulación más rápida y extensa y un número más considerable de pequeñas transacciones impuesto por las condiciones en que ahora se desarrolla el comercio al detall.

No sería prudente en las circunstancias actuales ampliar la acuñación de moneda de plata, aprovechando las abundantes existencias de este metal en las cajas del Banco Nacional, plata que podría ser exportada subrepticiamente, sustrayéndose así, en forma clandestina, recursos positivos al país, los cuales hoy deben ponerse en su totalidad bajo el absoluto control de las autoridades para los fines nacionales. Por esa causa, el Gobierno, debidamente asesorado por elementos técnicos competentes, ha resuelto» (72)

se emitiese la moneda que las necesidades del mercado requería y que ésta se acuñase sobre un metal análogo al empleado en Francia para el mismo fin.

El primero de los artículos del decreto autorizaba al gobierno para que emitiese cien millones de pesetas de monedas de una y de dos pesetas de bronce de aluminio. El segundo regulaba el peso, forma, tipos y tamaños de las monedas. El tercero establecía su circulación en concurrencia con la plata. El cuarto especificaba que las operaciones de acuñación las llevaría a cabo la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, además de indicar la forma de liquidar los gastos, etcétera.

En abril de ese mismo año Mundo Obrero preguntaba:

«¿Cuándo circularán en Madrid las nuevas monedas de peseta?»

Y algún tiempo más tarde repetía:

«¿A dónde han ido a parar las pesetas de nueva acuñación? En Madrid sólo las hemos visto como una curiosidad numismática.» (73)

Lo cierto es que en agosto de 1937 la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre se vio obligada a comprar maquinaria moderna porque la suya ya no servía (74).

Las monedas de 2 pesetas en metal nunca aparecieron y las de peseta no circularon hasta 1938. Lo cual quiere decir que durante 1937 la moneda fraccionaria en la zona republicana dependió de la improvisación artesanal de los particulares y de la iniciativa de los poderes públicos locales o regionales de la retaguardia.

NOTAS

(1) En el apartado II veremos la crisis.

(2) Vid. FERNÁNDEZ, C. «La creación de la peseta en la evolución del sistema monetario de 1847.» en ANES Ensayos sobre la economía española a mediados del s. XIX. Madrid 1970.

(3) GIL PARRES, O. Historia universal de la moneda. Madrid 1974. p. 221.

(4) VICENS VIVES, J. Historia de España y América social y económica, t. V Barcelona 1977. p. 103.

(5) VICENTI, J.A. La peseta. Madrid 1976. pp. 5-75.

(6) Cfr. GIL PARRES, O. o.c. p. 221.

(7) BANCO DE ESPAÑA Los Billetes del Banco de España. Madrid 1979. pp. 121 y ss.

(8) TORTELLA, G. «La economía española 1830-1900» en TUÑÓN, M. Historia de España, t. VIII Barcelona 1981. pp. 124-129.

(9) Vid. GASTAN & GAYÓN Las Monedas Hispano Musulmanas y Cristianas 711-1981. Madrid 1980. pp. 1136 y ss.

(10) GIL PARRES, O. o.c. p. 221.

(11) GALBRAITH, J.K. El dinero. Barcelona 1983. pp. 168-169.

(12) V1CENS VIVES, J. o.c. p. 105.

(13) VILAR, P. Oro y moneda en la historia 1450-1920. Barcelona 1981. p. 51.

(14) GALBRAITH, J.K. o.c. p. 236.

(15) YEOMAN, R.S. A guide book of United States coins. Wisconsin 1969. p. 12.

(16) THIMONIER, A. Encyclopédie des Monnaies et Billets de France. Clermont-Ferrand. pp. 338-342. (1981).

(17) VICENTI, J.A. o.c. p. 78.

(18) BANCO DE ESPAÑA o.c. p. 279.

(19) Cantidades tomadas de CASTÁN & CAYÓN o.c. pp. 1120 y ss. y CALICÓ, F.X. «La numismática de la guerra civil española» en La guerra civil española. Exposición itinerante del Ministerio de Cultura. Madrid 1980. p. 64.

(20) Vid. TURRÓ, A. Elpaper moneda cátala 1936-1939. Barcelona 1982. p. 14.

(21) Vid. CALICÓ, F.X. o.c. pp. 63-70.

(22) BRICALL, J.M. Política económica de la Generalitat 1936-1939 t. II «el sistema financer». Barcelona 1979. pp. varias.

(23) TURRÓ, A. o.c. p. 19.

(24) TAMAMES, R. Introducción a la economía española. Madrid 1980. pp. 282-283.

(25) BANCO DE ESPAÑA o.c. pp. 196-197.

(26) Ibídem. p. 235.

(27) Ibídem. pp. 274-277.

(28) Decreto del Ministerio de Hacienda 19-111-1937. Gaceta de la República, 20-JII-1937.

(29) TURRO, A. o.c. p. 15.

(30) GALBRAITH, J.K. o.c. p. 183.

(31) A.M. de Alicante. Libro de Actas de sesiones municipales, s.o. 10-VI-1937.

(32) Datos de TUÑÓN & GARCÍA-NIETO, M.a C. «La guerra civil» en TUÑÓN de LARA, M. Historia de España, t. IX Labor. Barcelona, p. 439.

(33) ABELLÁ, R. «La pesadilla diaria de las dos Españas» en La guerra civil española. URBION t. 11 Madrid 1983. p. 50.

(34) TUÑÓN & GARCÍA NIETO, M.a C. o.c. p. 439.

(35) Para profundizar más en el tema vid. por ejemplo: SARDA, J. «El Banco de España, 1931-1962» en El Banco de España. Una historia económica. Madrid 1970; VIÑAS, A. El oro español en la guerra civil. Madrid 1976 y El oro de Moscú. Barcelona 1979.

(36) Gaceta de Madrid. 4-X-1936.

(37) Ibídem. ll-X-1936.

(38) Gacetas de la República. 7-1-1937, 14-11-1937, 16-111-1937…

(39) Palabras tomadas de GALBRAITH, J.k. o.c. p. 167.

(40) DE LA CIERVA, R. Historia ilustrada de la guerra civil española. Barcelona 1977. pp. 380-381.

(41) Humanidad. (Alcoy) 20-1-1937. p. 3.

(42) TUÑÓN & GARCÍA-NIETO, M.a C. o.c. p. 296.

(43) Un sondeo de los datos que aporta el cuadro 23 para la zona republicana: SUMAS DE CUENTAS CORRIENTES Y BILLETES EN CIRCULACIÓN (millones depts.) 1937, enero: 9.505,8, mayo: 11.520, septiembre: 14.269; 1938, enero: 17.456,8, mayo: 20.336,8, septiembre: 23.697; 1939, enero: 27.533,8. POBLACIÓN (millones de hab.); 1937, enero: 12,5, mayo: 11,8, septiembre: 11,1; 1938, enero: 10,5, mayo: 10,2, septiembre: 9,9; 1939, enero: 7,1. En VIÑAS, A. «Breve bosquejo económico» en URBIÓN o.c. t. 9 p. 124.

(44) Un sondeo de los datos que aporta el cuadro 26 para la zona republicana: Francos por 100 pts. 1937, enero: 86,35, mayo: 72,49, septiembre: 52,04; 1938, enero: 32,20, mayo: 23,20, septiembre: 16,49: 1939, enero: 6,28. En ibidem. p. 127.

(45) Ibidem. 116.

(46) Gaceta de Madrid. 15-X-1936. Recuérdese que estos certificados de papel ya los hemos visto líneas atrás y que su proyecto data de 1935.

(47) Ibídem. 2-XII-1936.

(48) Gaceta de la República. 15-1-1937.

(49) Ibídem. 19-1-1937.

(50) Ibídem. 23-11-1937.

(51) Los milicianos y los soldados del Ejército Popular eran los mejor pagados de su tiempo: diez pesetas por día en mano. VIÑAS, A. o. c. URBIÓN. t. 9 p. 116.

(52) En Cataluña la proliferación de entidades de naturaleza no crediticia que emitieron moneda fue enorme. BRICALL, J. M. o. c. pp. 10 y 280-294. En la provincia de Alicante también, como veremos.

(53) Recuérdese que la expresión plata gruesa ha sido sacada de los decretos y órdenes del Ministerio.

(54) Para la ley y peso de las monedas vid. VICENTI, J. A. o. c. pp. 20-65.

(55) Una explicación del problema de la moneda fraccionaria durante 1937 podría identificarse con la lucha entre una moneda-mercancía-plata revaluada y una moneda-signo-papel devaluada, ni más ni menos la ruptura del equilibrio que habían intentado mantener ambas monedas durante más de 60 años. Ello nos lleva a plantearnos si la crisis monetaria de 1937 fue coyuntural simplemente o estructural. Lo cierto es que el sistema monetario que giraba en torno a la plata se derrumbaría ¿Nacería uno nuevo, acorde con los momentos?

56) Estas emisiones las estudiaremos en el capítulo IV.

(57) Las manifestaciones que acusan a los particulares y elementos fascistas son frecuentes tanto en la prensa como en las actas de las sesiones municipales de los diversos municipales alicantinos estudiados aquí.

(58) Un ejemplo muy claro de estos planteamientos en CONDE, I. «Billete de cincuenta pesetas, emitido en Gijón, en Septiembre de 1937» en Actas del Primer Congreso Nacional de Numismática. Zaragoza 12-16 diciembre de 1972.

(59) BRICALL, J. M. o. c. pp. 29, 26 y 9.

(60) TURRÓ, A. o. c. pp. 18-19.

(61) ABELLÁ, R. La vida cotidiana durante la guerra civil, España Republicana. Barcelona 1975. pp. 319-324.

(62) Para lo que protagonizó la guerra vid. por ejemplo ABELLÁ, R.: La vida cotidiana… o. c. y TUÑÓN & GARCÍA-NIETO: o. c.

(63) Para la situación económica vid. por ejemplo TUÑÓN; M.: La España del siglo XX. t. II Barcelona, edición de 1981. pp. 365-390. y VICENS VIVES: o. c. t. V pp. 247-283.

(64) Vid. CALICÓ, F. X. o. c. p. 65.

(65) BANCO DE ESPAÑA o. c. p. 348 y BRICALL, J. M. o. c. pp. 280-286.

(66) Cfs. ABELLÁ, R. La vida cotidiana… o. c. pp. 326 y 324.

(67) TURRÓ, A. o. c. p. 7.

(68) Los lectores se habrán percatado de que no menciono las emisiones del Banco de España de Bilbao o de Santander, ni las de la Generalitat de Cataluña. Ello es así porque estas emisiones no están directamente relacionadas con el problema de la crisis de la moneda fraccionaria ni del poder adquisitivo de la moneda estatal, las mismas son resultado de la guerra y de unas exigencias políticas.

(69) DE LA CIERVA, R. o. c. p. 378.

(70) En el capítulo siguiente estudiaremos con brevedad dicha persecución en la provincia de Alicante.

(71) Gaceta de la República. 20-111-1937.

(72) El resto de la introducción del decreto ya se ha reproducido en el texto de la nota (28) del presente capítulo.

(73) Vid. ABELL^, R. La vida cotidiana… o. c. p. 320.

(74) Gaceta de la República. 7-VIII-1937.

Posted in CURRENCIES, ECONOMIC CONJUNCTURE, ECONOMY, HISTORY, INTERNATIONAL, SPAIN | Leave a Comment »

INTERVIEW – HARI SHANKAR SINGHANIA – PRESIDENT, JK ORGANISATION – ‘FISCAL STIMULUS THE NEED OF THE HOUR’

Posted by Gilmour Poincaree on November 28, 2008

27 Nov 2008, 0425 hrs IST, ET Bureau

Before the financial crisis broke out, it was generally believed that corporates were in the pink of HARI SHANKAR SINGHANIAfinancial health. As the credit and liquidity crunch has intensified, the vulnerabilities have come tumbling out. Hari Shankar Singhania, President, JK Organisation, discusses with ET the financial crisis and its implication.

Much of India’s current economic problems relate to the external sector — exports, rupee depreciation and capital inflows. Should it cause a panic ?

To a great extent the current economic turmoil is a fall-out of global economic crisis, which in turn is the outcome of US subprime crisis. However, what had began as financial crisis is now a crisis in the real economy affecting growth outlook of all major economies of the world and India is no exception.

Contrary to what was believed earlier, Indian economy is not immune from developments in the global economies. There is no panic but there is no denying that lot of uncertainties have been created with HARI SHANKAR SINGHANIAsharp reduction in GDP and industrial growth rates, steep and continuing fall in stock prices, erosion of export growth and depreciation of rupee. All these are creating crisis of confidence.

Before the crisis, the general impression was that corporate balance sheets were very strong. What has gone wrong ?

You are right when you say corporate balance sheets were generally strong. I will say that the crisis has not eroded the intrinsic strength of the Indian corporates and we have to distinguish between the intrinsic strength of a company and its balance sheet.

The latter primarily reflects the arithmetic of corporate results, which, in turn, is influenced by the business scenario. The former is a reflection of competitiveness, and entrepreneurial acumen which we have. What has gone wrong is that as the current economic environment is impacting the revenue side of the balance sheet, the expenditure side continues to be impacted by several exogenous factors that are beyond the control of the companies, i.e., high interest cost, rising cost of raw materials, Inauguration of the exhibition seen in the photo L to R Mr. Hari Shankar Singhania, Chairman J K Corp., Dr. Raman Singh, Union Minister of State for Commerce and Industry, Mr. S. Jagadeesan, Jt. Sec. Ministry of Industry & Commerce, Mr. Parmod Jain, President, IARPMA and Mr. M L Wadhwa, Tafcon watching the ceremonyetc.

If the Indian economy is expected to grow at over 7% in 2008-09 and at least 6% in 2009-10, why has the outlook for corporate capex deteriorated ?

We have to recognise that there has been a sharp decline in our GDP growth from 9.6% in 2006-07 to 9% in 2007-08 and 7% (or less) is expected in 2008-09, which means a growth loss of over 26%. Further, there is uncertainty about the growth outlook.

Capex plans are always related to expectations of growth. So, it is natural they will get affected. Further, the non-availability and high cost of finance are affecting the availability of resources and viability of capital expenditure.

Can cheaper credit alone solve India’s problem, given that there is limited room for a further fiscal stimulus ?

While cheaper credit alone is not the answer to the problem, cheaper credit will go a long way in Inaugural Function seen on the dias L to R Mr. M L Wadhwa, Tafcon, Mr. Raji Philip, CMD, HPCL, Mr. Parmod Jain, President, IARPMA, Hari Shankar Singhania, Chairman, J K Corp., Mr. Suresh Prabhu, Union Minister for Power, Govt. of India, Dr. Raman Singh, Union Minister of State for Commerce and Industry, Mr. S. Jagadeesan, Jt. Sec. Ministry of Industry & Commerce, Mr. N. Gopalaratnam, CMD, Seshasayee Paper & Mr. Jaideep Chitlangia, Vice President, IARPMArecovering confidence.

I think that there is considerable room for further fiscal stimulus. We can certainly come with a sustainable fiscal stimulus package. Sometimes you need to reallocate expenditure and/or reprioritise the expenditure in favour of such activities that are likely to give you immediate result. What we need is allocative efficiency.

What more can the government do to boost consumption demand and spur investments ?

Need for a stimulus package at this stage cannot be over emphasised. This is important in order to halt the current slowdown and putting the economy back on the rails. For this, it is necessary that goods and services are made cheaper and affordable.

Towards this end, reduction of excise duty is essential. Second, in certain sectors which are exposed to the threat of cheaper imports, government should increase the import duty by suitable margins. Third, the incidence of service tax should be brought down by at least 1.5 percentage point.

Fourth, government should reintroduce investment allowance to improve cash flows of the companies Mr. Suresh Prabhu, Union Minister for Power, Govt. of India releasing the Inpaper Directory, seen in the photo L- R Mr. Hari Shankar Singhania, Dr. Raman Singhand stimulate investments. Fifth, banks be asked to reduce the PLR at least by 1-1.5 percentage point. Sixth, bring down the interest rate on housing loan to the pre-crisis level.

Last but not the least, expenditure on infrastructure development, including housing, must be raised very substantially. Existing ongoing projects should be implemented on a war-footing. What is necessary is quick and timely action and implementation, for which I suggest a sort of war room be created in the Prime Minister’s Office.

CLICK HERE FOR THE ORIGINAL ARTICLE

PUBLISHED BY ‘THE ECONOMIC TIMES’ (India)

Posted in BANKING SYSTEMS, COMMERCE, COMMODITIES MARKET, ECONOMIC CONJUNCTURE, ECONOMY, FINANCIAL CRISIS 2008/2009, FINANCIAL MARKETS, INDIA, INDUSTRIAL PRODUCTION, INDUSTRIES, INTERNATIONAL, RECESSION, STOCK MARKETS, THE FLOW OF INVESTMENTS | Leave a Comment »

CHAGOS ISLANDS – STEALING A NATION – THE CORRUPTION THAT MAKES UNPEOPLE OF AN ENTIRE NATION

Posted by Gilmour Poincaree on November 28, 2008

28/11/2008

CHAGOS ISLANDS – STEALING A NATION – by John Pilger

CLICK HERE FOR A HIGH DEFINITION VERSION OF THE ENTIRE VIDEO

1 –

2 –

3 –

4 –

5 –

6 –

The native islanders of the Chagos archipelago were forcibly removed from the CHAGOS' FLAGislands by the British Government at that time to make way for an American military airbase during the Cold War. They were forgotten about and left to wither in poverty in the slums of Mauritius. They have been fighting to be allowed to return home ever since, and despite the British courts ruling in favour of this the Government has managed to block that decision, and the Chagossians remain in their enforced purgatory to this day.

STEALING A NATION (John Pilger, 2004) is an extraordinary film about the plight of people of the Chagos Islands in the Indian Ocean – secretly and brutally expelled from their homeland by British governments in the late 1960s CHAGOS ARCHIPELAGOand early 1970s, to make way for an American military base. The base, on the main island of Diego Garcia, was a launch pad for the invasions of Afghanistan and Iraq. Stealing a Nation has won both the Royal Television Society’s top award as Britain’s best documentary in 2004-5, and a ‘Chris Award’ at the Columbus International Film and Video Festival. A brochure of the film is available at http://www.bullfrogfilms.com/guides/stealguide.pdf. On April 8, 2008, the Chagos Islanders have launched a national Campaign for Resettlement of their islands – go to www.letthemreturn.com. For more information and updates on the plight of the Chagossians, visit the website of the UK Chagos Support Association at www.chagossupport.org.uk.

Other references and articles on the story are as listed below: CHAGOS ARCHIPELAGO

http://www.chagos.org/home.htm

http://news.bbc.co.uk/1/hi/uk_politic…

Islanders who wait in vain for justice and a paradise lost
Evicted from their tropical idyll in a military deal, victorious in three legal hearings, they now face another battle to be allowed home – From The Times – November 9, 2007

THE CORRUPTION THAT MAKES UNPEOPLE OF AN ENTIRE NATION

27 Nov 2008

In his column for the New Statesman, John Pilger describes the latest chapter in theCHAGOS ARCHIPELAGO extraordinary story of the ‘mass kidnapping’ of the people of the Chagos islands in the Indian Ocean, British citizens expelled from their homeland to make way for an American military base. On 22 October, Britain’s highest court of appeal, the Law Lords, demonstrated how British power words at its apex by handing down a transparently political judgement that dismissed the Magna Carta and banned an entire nation from ever going home.

I went to the Houses of Parliament on 22 October to join a disconsolate group of shivering people who had arrived from a faraway tropical place and were being prevented from entering the Public Gallery to hear their fate. This was not headline news; the BBC reporter seemed almost CHAGOS REFUGEES PROTESTING IN LONDONembarrassed. Crimes of such magnitude are not news when they are ours, and neither is injustice or corruption at the apex of British power.

Lizette Talatte was there, her tiny frail self swallowed by the cavernous stone grey of Westminster Hall. I first saw her in a Colonial Office film from the 1950s which described her homeland, the island of Diego Garcia in the Indian Ocean, as a paradise long settled by people “born and brought up in conditions most tranquil and benign”. Lizette was then 14 years old. She remembers the producer saying to her and her friends, “Keep smiling, girls!”. When we met in Mauritius, four years ago, she said: “We didn’t need to be told to smile. I was a happy child, because my roots were deep in Diego Garcia. My great-grandmother was born there, and I made six children there. Maybe only the English can make a film that showed we were an established community, then deny their own evidence and invent the lie that we were transient workers.”CHAGOS REFUGEES PROTESTING - STANDING IN FRONT OF THE ROYAL COURT OF JUSTICE IN LONDON

During the 1960s and 1970s British governments, Labour and Tory, tricked and expelled the entire population of the Chagos Archipelago, more than 2,000 British citizens, so that Diego Garcia could be given to the United States as the site for a military base. It was an act of mass kidnapping carried out in high secrecy. As unclassified official files now show, Foreign Office officials conspired to lie, coaching each other to “maintain” and “argue” the “fiction” that the Chagossians existed only as a “floating population”. On 28 July 1965, a senior Foreign Office official, T C D Jerrom, wrote to the British representative at the United Nations, instructing him to lie to the General Assembly that the Chagos Archipelago was “uninhabited when the United Kingdom government first acquired it”. Nine years later, the Ministry of Defence went further, lying CHAGOS REFUGEES PROTESTING - Louis Olivier Bancoult, (2nd L) Chairman of the Chagos Refugees Group, holds his grandson Julien aloft outside The High Court in central London, 23 May 2007. Families expelled from the Chagos Islands by the British Government to make way for the Diego Garcia US airbase won their legal battle to return home Wednesday. The decision upholds two previous rulings in favour of the islanders, granting them rights of abodethat “there is nothing in our files about inhabitants [of the Chagos] or about an evacuation”.

“To get us out of our homes,” Lizette told me, “they spread rumours we would be bombed, then they turned on our dogs. The American soldiers who had arrived to build the base backed several of their big vehicles against a brick shed, and hundreds of dogs were rounded up and imprisoned there, and they gassed them through a tube from the trucks’ exhaust. You could hear them crying. Then they burned them on a pyre, many still alive.”

Lizette and her family were finally forced on to a rusting freighter and made to lie on a cargo of bird fertiliser during a voyage, through stormy seas, to the slums of Port Louis, Mauritius. Within A demonstrator demanding her return to the Chagos Islands in the Diego Garcia archipelago shouts during a protest outside the Houses of Parliament in London October 22, 2008. Britain's highest court ruled in favour of the British government on Wednesday, blocking the return of hundreds of Chagos Island people to their homes in the south Indian Ocean after nearly 40 years of exile. The decision by the House of Lords ends a years-long battle to secure the Chagos Islanders the right to return to their archipelago, from where they were forcibly removed in the 1960s and '70s to make way for an American airbase on Diego Garcia.months, she had lost Jollice, aged eight, and Regis, aged ten months. “They died of sadness,” she said. “The eight-year-old had seen the horror of what had happened to the dogs. The doctor said he could not treat sadness.”

Since 2000, no fewer than nine high court judgments have described these British government actions as “illegal”, “outrageous” and “repugnant”. One ruling cited Magna Carta, which says no free man can be sent into exile. In desperation, the Blair government used the royal prerogative – the divine right of kings – to circumvent the courts and parliament and to ban the islanders from even visiting the Chagos. When this, too, was overturned by the high court, the government was rescued by the law lords, of whom a majority of one (three to two) found for the government in a scandalously inept, political manner. In the weasel, almost flippant words of LordChagos Islanders look on while Louis Olivier Bancoult (R), Chairman of the Chagos Refugees Group, addresses the media outside The High Court in central London, 23 May 2007. Families expelled from the Chagos Islands by the British Government to make way for the Diego Garcia US airbase won their legal battle to return home Wednesday. The decision upholds two previous rulings in favour of the islanders, granting them rights of abode Hoffmann, “the rightof abode is a creature of the law. The law gives it and the law takes it away.” Forget Magna Carta. Human rights are in the gift of three stooges doing the dirty work of a government, itself lawless.

As the official files show, the Chagos conspiracy and cover-up involved three prime ministers and 13 cabinet ministers, including those who approved “the plan”. But elite corruption is unspeakable in Britain. I know of no work of serious scholarship on this crime against humanity. The honourable exception is the work of the historian Mark Curtis, who describes the Chagossians as “unpeople”.

The reason for this silence is ideological. Courtier commentators and media historians obstruct our CHAGOS ISLANDERS IN FORCED EXILE - Dervillie Permal and his wifeview of the recent past, ensuring, as Harold Pinter pointed out in his Nobel Prize acceptance speech, that while the “systematic brutality, the widespread atrocities, the ruthless suppression of independent thought” in Stalinist Russia were well known in the west, the great state crimes of western governments “have only been superficially recorded, let alone documented”.

Typically, the pop historian Tristram Hunt writes in the Observer (23 November): “Nestling in the slipstream of American hegemony served us well in the 20th century. The bonds of culture, religion, language and ideology ensured Britain a postwarLouis Olivier Bancoult, Chairman of the Chagos Refugees Group, celebrates outside The High Court in central London, 23 May 2007. The High Court on Wednesday upheld a ruling letting families return to their Indian Ocean island homes, from where they were forced out 30 years ago to make way for a US military base. The Court of Appeal backed a High Court ruling in May last year that allowed the families to return to the Chagos Islands, except for Diego Garcia, a launchpad for US military operations in Iraq and Afghanistan. Britain expelled some 2,000 people from the Chagos Islands, 500 kilometres (310 miles) south of the Maldives, to Mauritius and the Seychelles in the 1960s and 1970s, allowing it to lease Diego Garcia to Washington for 50 years economic bailout, a nuclear deterrent and the continuing ability to ‘punch above our weight’ on the world stage. Thanks to US patronage, our story of decolonisation was for us a relatively painless affair…”

Not a word of this drivel hints at the transatlantic elite’s Cold War paranoia, which put us all in mortal danger, or the rapacious Anglo-American wars that continue to claim untold lives. As part of the “bonds” that allow us to “punch above our weight”, the US gave Britain a derisory $14m discount off the price of Polaris nuclear missiles in exchange for the Chagos Islands, whose “painless decolonisation” was etched on Lizette Talatte’s face the other day. Never forget, Lord Hoffmann, that she, too, will die of sadness.

CLICK HERE FOR THE ORIGINAL ARTICLE

PUBLISHED BY ‘JOHN PILGER’S WEB SITE’

Posted in CORRUPTION, CRIMINAL ACTIVITIES, ENGLAND, FOREIGN POLICIES, FOREIGN POLICIES - USA, HISTORY, HUMAN RIGHTS, INDIAN OCEAN ISLANDS, INTERNATIONAL, INTERNATIONAL RELATIONS, IRELAND, JUDICIARY SYSTEMS, MILITARY CONTRACTS, NATIVE PEOPLES, SCOTLAND, THE ARMS INDUSTRY, THE LAST DAYS OF GEORGE WALKER BUSH - 2008/Jan. 2009, THE MEDIA (US AND FOREIGN), THE PRESIDENCY - USA, THE UNITED NATIONS, UNITED KINGDOM, USA, WARS AND ARMED CONFLICTS | Leave a Comment »